16 Junio: PROTOCOLO APERTURA EN FASE 3

Distancia seguridad

16 Junio: PROTOCOLO APERTURA EN FASE 3. EI Betaria.

Según las indicaciones de la CAM, mantenemos el día de apertura el 22 de Junio 2020 si entra Madrid en Fase 3.

 HORARIO: 8:30h-17h.

Prioridad de asistencia del 22 Junio al 30 de Junio: Tendrán prioridad  aquellos menores cuyos progenitores trabajen fuera del domicilio y a su vez no puedan teletrabajar u organizar turnos con el otro progenitor, o familias monoparentales que trabajen fuera del domicilio. Número de niños hasta el 30 de Junio: 50% del Aforo del Centro (62).

A partir del 1 de Julio: escuela de verano, nos regimos por las norma del Centro, salvo indicaciones específicas de la CAM.

Grupos estables, separados y sin contacto con los menores de 1 año.

Organización del centro y la actividad diaria:

Únicamente podrán dejarse en el centro los carritos y carricoches de los menores que no puedan caminar por sí mismos,  se desinfectarán a la entrada por parte de las familias, con spray de lejía en proporción 1:50, que se ha puesto a su disposición.

No deben llevar juguetes de casa.

Se fomentarán en la programación actividades al aire libre en el patio que necesiten los mínimos elementos compartidos (balones, etc.).

Todos los materiales compartidos son desinfectados entre cada uso.

Limitar al máximo posible el empleo de documentos en papel y su circulación. usaremos como agenda el whatsapp.

Cada alumno tendrá sus propia sábana y mantita marcadas.

Se garantizará una higiene personal elevada por parte de las personas que manipulan los alimentos, cuidan, ayudan a dar la comida etc. especialmente en relación con la higiene de manos, higiene respiratoria, uso correcto de mascarilla etc.

Ventilación constante en las aulas.

Lavar toda la vajilla, cubertería y cristalería en el lavavajillas, incluida la que no se haya usado, pero haya podido estar en contacto con el aire en las aulas.

Evitar el tránsito de personas ajenas a la actividad docente por el centro y en el patio. Cuando su presencia sea imprescindible se procurará que sea en horarios fuera de la atención a los menores y antes de la limpieza del centro.

Medidas generales de prevención y protección de la salud:

En ningún caso se permitirá el acceso de personas que presenten cualquier síntoma respiratorio o fiebre.

Tampoco deben acudir menores especialmente vulnerables (con problemas de inmunodeficiencia, cáncer, bronquiolitis, etc…) en todo caso serán objeto de valoración y deberán seguir las recomendaciones de su pediatra.

Entradas y salidas de los menores:

Respetando las marcas realizadas en el suelo con la distancia de seguridad, y número máximo de 3 personas dentro, tanto para recoger como para traer a los menores,  para evitar aglomeraciones de familiares.

Evitar la recogida por miembros mayores de la familia y la comunidad (por ejemplo abuelos).

Vigilancia activa de sintomatología compatible con la infección por COVID-19 (fiebre, tos o sensación de falta de aire u otros síntomas atípicos como dolor e oídos, alteraciones del olfato y /o gusto, dolores musculares, diarreas, dolor torácico o cefaleas, dolor abdominal, entre otros, pueden ser considerados también síntomas de sospecha de infección por COVID-19). En el caso de detectar sintomatología, se procederá a aislar al menor y se avisará a la familia, que deberá ponerse en contacto con su Centro de Salud indicando que es usuario del centro.

Cuidado por parte de las familias y todo el personal del Centro de la  higiene de manos e higiene respiratoria.

Uniforme:

En la escuela de verano NO es obligatorio el uso de uniforme, aunque  sí recomendable. En el caso de que no usen el uniforme, tendrán que utilizar una ropa específica para acudir al centro. Deberá lavarse y cambiarse diariamente.

También debe tener un calzado específico de uso en el centro que se colocará a su llegada al mismo, por parte de la persona que traiga al menor, dejando los zapatos de la calle en la zona dispuesta para ello en el hall de entrada.

Se apoyará a los menores en la realización lavado de manos preferentemente con agua y jabón, a su llegada al centro por parte de su profesora y cada dos horas, así como después de usar el baño, sonarse la nariz, antes y después de comer.

Se garantizará que todos los aseos de los centros dispongan de jabón y toallas de papel desechables para la higiene de manos. No se permite usar secadores de aire para las manos.

Se dispone de papeleras con tapa y pedal en todas las estancias.

Se dispone de pañuelos desechables para la higiene respiratoria y contenedores de residuos, con tapa de apertura con pedal y dispensadores de solución hidroalcohólica para la higiene de manos en la entrada al centro y en todas las estancias, siempre fuera del alcance de los niños y niñas.

Cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar. Si no se tiene pañuelo de papel, se debe toser o estornudar sobre el brazo en el ángulo interno del codo, con el propósito de no contaminar las manos.

Si accidentalmente salpican a la cara secreciones respiratorias se debe lavar con agua y con jabón y secar con toalla de papel desechable.

Limpieza y desinfección de superficies y espacios:

El personal de la limpieza debe llevar el equipo de protección individual correspondiente al nivel de riesgo. Tras cada limpieza, los materiales empleados y los equipos de protección utilizados se desecharán de forma segura, procediéndose posteriormente al lavado de manos.

En la situación actual es necesario implementar un programa intensificado de limpieza prestando especial atención a las siguientes zonas:

– Zonas donde puedan transitar mayor número de personas: el acceso/salida, puertas, para reducir el riesgo de transmisión por COVID-19.

– Superficies de contacto frecuente como botones de timbre, pomos de puertas, mesas, etc.

– Superficies del baño y el inodoro. Los aseos deben limpiarse el número de veces que sea necesario para asegurar las condiciones de higiene y limpieza. Con disolución de lejía con detergente según indicación del fabricante.

La vajilla y cubiertos  lavado en lavavajillas.

Se deben realizar tareas de ventilación periódica en las instalaciones y, como mínimo, de forma diaria y por espacio de cinco o diez minutos. Ventilar antes de la llegada de niños, en alguna pausa como la comida y al final de la jornada durante la limpieza y desinfección.

Para la limpieza y desinfección del centro se utilizarán desinfectantes como diluciones de lejía (1:50) recién preparada o cualquiera de los desinfectantes con actividad virucida que se encuentran en el mercado y que han sido autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad. En el uso de estos productos siempre se respetarán las indicaciones de la etiqueta.

Todas las superficies y elementos de contacto (interruptores, manillas puertas, suelos, mesas, etc.) deben limpiarse y desinfectarse por lo  menos dos veces al día.

Se deben lavar los juguetes al menos dos veces al día. Se quitarán todos los juguetes que no sean susceptibles de limpieza y desinfección rápida (madera, tela…).

Las medidas de limpieza se extenderán también, en su caso, a zonas privadas de los trabajadores, tales como vestuarios, taquillas, aseos, cocinas y áreas de descanso.

Tras cada limpieza, los materiales empleados y los equipos de protección utilizados se desecharán de forma segura, procediéndose posteriormente al lavado de manos.

Los pañuelos desechables que el personal y el alumnado emplee para el secado de manos o para el cumplimiento de la «etiqueta respiratoria» serán desechados en papeleras con bolsa o contenedores protegidos con tapa y, a ser posible, accionados por pedal. Dichas papeleras deberán ser limpiadas de forma frecuente.

En el caso de disponer de uniformes de trabajo o similares, serán embolsados y cerrados, y se trasladarán hasta el punto donde se haga su lavado habitual: Lavado a ciclo completo a Tª 60-90º C  siempre que sea posible. No se debe utilizar el uniforme ni calzado de trabajo fuera del mismo.

Medidas de prevención y protección de la salud de los trabajadore:

Todas las personas trabajadoras encargadas de la atención de los menores deben seguir estrictamente las medidas de protección encaminadas a controlar y reducir la transmisión del coronavirus.

Deberán protegerse según al nivel de riesgo al que están expuestos de acuerdo a lo que establezcan los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales. Estos trabajadores deben recibir información, formación y entrenamiento adecuados sobre dichas medidas de protección. En la medida de lo posible un mismo profesional no realizará su labor en más de un centro.

El uso de mascarilla sería obligatorio cuando están prestando cuidados a los niños porque no puede mantenerse la distancia de seguridad. El tipo de mascarilla sería el que indique el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales.

Entre el personal y en el contacto con la familia, debe mantenerse la distancia de seguridad de 2 metros. Salvo en menores que no caminan.

La higiene de manos es la medida principal de prevención y control de la infección. Se hará de manera general con agua y jabón. Si hay disponibilidad, y las manos no están visiblemente sucias, se pueden usar productos de base alcohólica.

Se garantizará la disponibilidad de jabón o en su defecto, geles hidroalcohólicos y se mantendrán fuera del alcance los niños.

Se realizará higiene de manos a la llegada al centro y al menos una vez cada dos horas, así como después de usar el baño, sonarse la nariz y antes y después de comer.

El personal debe lavarse las manos o usar un desinfectante de manos cada vez que se muevan de una sala/aula a otra, antes y después de la manipulación de alimentos, después de cada cambio de pañal o cada vez que ayuden a los menores a sonarse la nariz (se recomienda el uso de guantes para las actividades que requieran contacto con secreciones, sangre o fluidos).

Se debe cambiar de guantes siempre que se cambie de actividad y de persona.

Los profesionales deberán llevar las uñas cortas y cuidadas, evitar el uso de anillos, pulsera, relojes de muñeca u otros adornos.

Se recomienda que los profesionales utilicen una ropa específica para acudir al centro, y que deberá lavarse con agua caliente a 60º, y cambiarse diariamente.

También debe tener un calzado específico de uso en el centro que se colocará a su llegada al mismo.

Los profesionales extremarán la auto observación y vigilancia (abstenerse de acudir a trabajar ante la aparición de síntomas respiratorios: fiebre, tos y sensación de falta de aire, entre otros).

Información a las familias:

Se ha de mantener informadas a las familias de las acciones que se están tomando para proteger su salud. Con este objetivo se  comunicarán las posibles incidencias y se trabajará siempre de forma coordinada con las familias.

Se debe informar mediante mensajes o circulares, y se colocarán carteles a la entrada, indicando a los familiares que no deben acudir a estos centros a no ser que sea con previa cita y, en ningún caso, si presentan cualquier síntoma respiratorio o fiebre, o han tenido un contacto estrecho con una persona con síntomas.

Es conveniente indicar a las familias la vigilancia de esta sintomatología, especialmente la toma de temperatura por las mañanas antes de acudir al centro.

 

Actuación ante la aparición de sintomatología compatible con COVID-19:

Se considera caso sospechoso de infección por SARS-CoV-2 a cualquier persona con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda de aparición súbita de cualquier gravedad que cursa, entre otros, con fiebre, tos o sensación de falta de aire. Otros síntomas atípicos como la odinofagia, anosmia, ageusia, dolores musculares, diarreas, dolor torácico o cefaleas, entre otros, pueden ser considerados también síntomas de sospecha de infección por SARS-CoV-2 según criterio clínico.

Si se detecta en el centro una sospecha de infección en menores se comunicará a la familia que debe ponerse en contacto con su centro de salud y seguir sus indicaciones.

Se deberá mantener al menor vigilado en una estancia separada del resto de niños hasta que su familia acuda a recogerle. En caso de síntomas que sugieran gravedad, llamar al 112.

El Servicio de Salud realizará el estudio y el seguimiento de los contactos, que deberán abstenerse de acudir al centro durante las dos semanas siguientes en el caso de los menores.

Los trabajadores que presenten sintomatología compatible con infección por COVID-19 y/o que sean contactos estrechos de casos confirmados se pondrán en contacto con el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales correspondiente, seguirán sus indicaciones, y no acudirán a su puesto de trabajo.

 

 

CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN
Y JUVENTUD
Comunidad de Madrid

RESOLUCIÓN CONJUNTA DE LAS VICECONSEJERÍAS DE POLÍTICA EDUCATIVA Y DE
ORGANIZACIÓN EDUCATIVA POR LA QUE SE DICTAN INSTRUCCIONES COMPLEMENTARIAS
DE LAS INSTRUCCIONES PARA EL DESARROLLO DEL TERCER TRIMESTRE Y FINAL DEL CURSO
2019-2020 EN LA COMUNIDAD DE MADRID COMO CONSECUENCIA DEL ESTADO DE ALARMA
PROVOCADO POR CORONAVIRUS (COVID-19)

(…)SEGUNDA. – Actividades en Educación Infantil y Educación Primaria.
1. Podrán volver a la educación presencial en los centros a partir de la incorporación de la
Comunidad de Madrid a la fase III, de manera voluntaria y siempre que se cumplan todas
las garantías sanitarias, los alumnos de primer ciclo de educación infantil (de 0 a 3 años),
en el caso de que sus progenitores deban trabajar fuera de casa. Para ello, estos deberán
acreditar, según se les indique desde el centro, la justificación de la imposibilidad
de realizar su trabajo a distancia.

Esta restricción desaparecerá cuando dejen de estar en
vigor las fases y siempre que las condiciones sanitarias lo permitan.
La ratio, por analogía con los criterios expuestos por el Gobierno de la Nación, será como
máximo del 50% por cada grupo de edad. En el caso de superar la ratio máxima establecida
y completar dicho aforo, el centro deberá adoptar las medidas organizativas dentro de su
autonomía pedagógica y de gestión.

WhatsApp WhatsApp